EL PECADO QUE MATO A ANANIAS Y SAFIRA

Hechos 5: 1-11. Octubre 1/17

1.0 OCURRIO EN UNA IGLESIA SANA

1.1 Iglesia primitiva en Jerusalén
• Iglesia nacida en Pentecostés
• Iglesia pastoreada por los apóstoles
1.2 Iglesia saludable
• Adoraban a Dios
• Proclamaban del Evangelio y Ensenaban de la Palabra
• Servían a la comunidad
• Tenían compañerismo cristiano
1.3 Iglesia modelo para todas las generaciones
• Amaban la Palabra de Dios
• Evangelizaban y discipulaban con entusiasmo.
• Demostraban el poder de Dios a través de señales, milagros y prodigios
• Eran generosos y comprometidos con el evangelio
• Eran respetados y admirados por la comunidad
• Crecían y se extendían rápidamente

2.0 COMETIDO POR MIEMBROS DE LA IGLESIA

2.1 Ananías y Safira eran miembros de la iglesia
• Habían entregado sus vidas a Jesús
• Conocían la doctrina de los apóstoles
• Participaban de la vida de la iglesia
2.2 Ananías y Safira permitieron a Satanás obrar en sus vidas
• El diablo puede tentar a los hijos de Dios, no forzarlos a pecar. 1 Pedro 5:8
• Dios da a sus hijos el poder para soportar la tentación. 1 Corintios 10:13
• Tenemos armas para vencer la tentación: El Espíritu y Palabra de Dios. Lucas 4:1 4,8,12
2.3 Ananías y Safira cedieron al pecado
• No fue el dar parte del dinero. Podían dar lo que quisieran o dar si no deseaban.
• Mintieron para engañar a la iglesia de Dios.
• Su motivación no fue la generosidad sino egoísmo por obtener reconocimiento.

3.0 ENSENO GRANDES LECCIONES A LA IGLESIA

3.1 Todo pecado es pecado contra Dios
• Al quebrantar uno de los mandamientos ofendemos a Dios quien los dio.
• José y David entendieron que el pecado siempre es contra Dios. Genesis 39:9; Sal. 51: 4
3.2 Todo pecado acarrea consecuencias
• Quien pretende engañar a Dios se hace daño a si mismo. Prov. 12:22
• El pecado conduce a la muerte. Romanos 6:23
3.3 Hay solución para el pecado
• Arrepentimiento y confesión. Proverbios 28:13
• Aceptar el perdón de Jesús. 1 Juan 1:8-10

CONCLUSION: Dios ve mas allá de nuestras buenas acciones. Dios ve el corazón, El conoce la motivación profunda que nos mueve a actuar como actuamos. Oremos a Dios para que nos permita revisar nuestras motivaciones, decidir si no son las adecuadas, arrepentirnos y acogernos al perdón de Jesús. Con profunda reverencia a Dios concluyamos orando la oración de David: “Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos; 24 Y ve si hay en mí camino de perversidad,
Y guíame en el camino eterno. Salmo 139:23,24. Cancion final. Examiname Oh Dios

Post a comment