No comments yet

Comprometidos con Dios

El 2013 ya es historia. Sus 365 días pasaron fugaces como un cometa pero dejando sus inolvidables huellas en cada uno de nosotros. Año difícil para algunos, marcado por múltiples sinsabores pero año memorable caracterizado por grandes logros, para otros. No importa como fue el año para cada uno de nosotros, al terminarlo debemos reconocer que Dios estuvo de nuestra parte. A Él sea el reconocimiento!

Al dar la bienvenida al 2014 lo hacemos expectantes! Algo bueno esperamos durante los próximos 12 meses. Podemos asegurar que cosas buenas vendrán para nosotros, para nuestra familia consanguínea y para nuestra familia de la fe. Al asegurar esto lo hacemos basados en la Palabra de Dios donde El se ha comprometido a estar con los suyos “todos los días hasta el fin del mundo”. Al disfrutar de la compañía y protección del Altísimo cosas buenas tendrán que suceder. Debemos tener presente que muchas veces lo que nosotros consideramos agradable y bueno no siempre es lo que desde el punto de vista sabio y soberano del Creador es lo bueno.

Mi oración y deseo pastoral para cada uno de nosotros y nuestras familias es que durante las 52 semanas del nuevo año podamos alinearnos con Dios, servirle de todo corazón, escuchar su amorosa voz y tener el valor para seguirla. Si esto hacemos no habrá duda que el próximo fin de año cuándo miremos retrospectivamente tendremos que exclamar “gracias Dios por habernos dado un año lleno de bendiciones”.

Recibamos, pues, este nuevo año tomados de la mano del Todopoderoso quien nunca nos dejara, siempre nos sostendrá con la diestra de su justicia.

Tenga usted y todos los suyos un Feliz Y Año Nuevo LLENO DE BENDICIONES DEL CIELO

Comments are closed.