No comments yet

ESTÁN EN EL LUGAR EQUIVOCADO

Las piadosas y agradecidas mujeres, que habían recibido tantos beneficios a través del ministerio de Jesús, vinieron al sepulcro muy temprano en la mañana el domingo después de la muerte de Jesús, con el noble propósito de cumplir con algunos ritos funerarios que debido a la premura de su entierro no pudieron cumplir el día de su muerte. Que propósito más noble! Era lo que aquellas almas agradecidas tenían que hacer por su maestro a quien tres días antes habían condenado a la pena de muerte en un juicio injusto y expedito habían ejecutado públicamente. Conocían el lugar exacto del sepulcro prestado en que habían colocado su cuerpo y venían con la certeza de encontrar el cuerpo, allí donde lo habían dejado.

Que sorpresas se llevaron: El sepulcro estaba abierto!. La gran piedra que cubría lo no estaba en su lugar. El sello oficial sobre la piedra había desaparecido. Los soldados asignados al cuidado del sepulcro no se encontraban en su posición. El cuerpo de Jesús había desaparecido! Dos varones con vestidos especiales aparecieron cerca a ellas! Llenas de temor apenas lograron entender la pregunta que estos dos descocidos les formularon: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? Entre tanto ellas piensan en la respuesta adecuada, escuchan el anuncio que nunca esperaban oír: “No está aquí, sino que ha resucitado. Acordaos de lo que os hablo, cuando aún estaba en Galilea” Lucas 24:6

Asumo que en la perplejidad de la excelente noticia no se dieron cuenta de la reprensión reciba por los mensajeros divinos. La buena nueva, venia también con un llamado de atención: porque están buscando en el lugar equivocado?

El texto nos explica que ellas se habían olvidado del anuncio que repetidamente Jesús había hecho referente a su resurrección. Si leemos un poco más en el contexto, concluimos que todos los discípulos y apóstoles o se habían olvidado de este anuncio de Jesús o nunca lo habían aceptado como verdadero. Nadie esperaba que Jesús resucitara como esta predicho en las Escrituras y como El mismo y en repetidas ocasiones se los había manifestado.

Sera que algunos de nosotros seguimos buscando en el lugar equivocado. Sera que hoy estamos buscando la paz, la vida, el bienestar en el lugar donde no se encuentran? La lógica nos enseña que si buscamos en el lugar equivocado nunca encontramos lo buscado. Dios nos ha dicho en Su Palabra donde encontrar el veredero sentido a la vida. Dios nos lo ha recordado muchas veces.

Por la gracia de Dios, las mujeres que buscaban en el lugar equivocado fueron re direccionadas por los mensajeros de Dios a encontrar a Jesús entre los vivos. Hoy Dios sigue enviándonos Sus mensajeros para indicarnos el lugar adecuado de nuestra búsqueda. Si escuchemos la voz de Dios, si creemos lo que El dice, si lo recordamos cada día buscarnos siempre en lugar adecuado.

Comments are closed.