No comments yet

LOS BENEFICIOS DE LA ADVERSIDAD

Good4(Entendiendo la utilidad imprescindible de la adversidad… Creciendo a través de ella)

Las asperezas de la vida y el dolor son un hecho que nos afecta a todos en algún momento de nuestra vida. A veces somos afectados de tal manera que sentimos como si el mundo se fuese a desmoronar. Nadie… ni siquiera los cristianos devotos y comprometidos estamos exentos de los tiempos de adversidad en la vida.

Durante los períodos de entorno adverso, cuando atravesamos aquellos huracanes llenos de asperezas, es muy esencial y beneficioso que mantengamos un enfoque Cristo céntrico en todo momento y que desarrollemos una relación muy estrecha y consistente hacia nuestra Divina Trinidad, para que así podamos salir triunfantes y continuar caminando victoriosos en Cristo Jesús y en Su luz resplandeciente.
Sin embargo, el crecimiento mayor en la vida espiritual de los cristianos ocurre durante los períodos de obscuridad (adversidad). ¿Cómo puede ser esto de tal manera? ¿Cómo pueden surgir cosas buenas que nos beneficien de cosas tan agobiantes? Bueno, consideremos estos puntos:

*Los tiempos difíciles nos previenen de pensar de nosotros mismos como seres invulnerables. Un hecho innegable de la vida es que no podemos hacer todo por nosotros mismos. De hecho, de acuerdo a las escrituras, no podemos hacer nada separados de Cristo; en otras palabras…”no debemos apresurarnos a omitir la participación de Cristo” (Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. Juan 15:5, rv).

*Las adversidades devastadoras de la vida causan nuestra caída al pie de la cruz con las manos vacías y abiertas, y el corazón destrozado. Dios no se impresiona con lo mucho que podamos manejar y sobrellevar “por nosotros mismos”; más bien, el Señor desea que nos acerquemos a Él completamente quebrantados, dándonos cuenta de que solamente Él puede restaurar nuestra vida… Este es un hecho ineludible que podemos apreciar en Su palabra: Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios (Salmos 51:17, rv)… (Llegar a Dios; llegar al pie de la cruz, es una realidad que muchos tenemos que enfrentar, más temprano que tarde, en parte por nuestro propio bienestar).
*La más obscura de las vidas, es la que ha sido afectada en gran magnitud por la luz de Cristo. Así como una pequeña vela tiene un tremendo impacto en un cuarto obscuro, también la luz centelleante de Jesús ilumina nuestro corazón en medio de la obscuridad.

Dios genera cambios positivos a través de los tiempos obscuros (adversos), y estos a su vez llevan consigo muchos beneficios… los cuales son como los cambios y beneficios que adquiere el minero cuando se encuentra en un subterráneo obscuro en busca de metales valiosos. Lugar donde hay mucha obscuridad (situaciones adversas), desafíos y asperezas, los cuales son útiles para refinar el carácter de tal minero. Mas no obstante, el minero sabe a simple vista que a pesar de tanta obscuridad y sufrimiento, sus logros serán provechosos. Pero lo más trascendental de esta vivencia, es la influencia impactante y la esperanza que yacen en la luz resplandeciente, alentadora, y vivificante al final de dicho túnel (Cristo es la luz; el único camino)… Y ante esta luz, el minero llega al entendimiento que su estado postrer será potencialmente mucho mejor, y también se da cuenta de que a veces existen cosas intangibles entre la obscuridad, las cuales son hechas perceptibles posteriormente por la luz, que son de importancia trascendental, y por las cuales vale la pena esforzarse grandemente, instante a instante.

Es entonces nuestro gran aliciente saber que Dios desea construir en nosotros un carácter en semejanza a Cristo Jesús, y a través de tal proceso bendecirnos con las riquezas espirituales de Su Reino.
A pesar de que los tiempos obscuros a veces nos hacen sentir agobiados, Dios nos anima, nos fortalece y nos da eventualmente la victoria en Cristo Jesús para favorecernos de gran manera en amor, lo cual sirve asimismo para alabanza de Su gloria. Además, pese a la severidad de dicha adversidad, nosotros los que amamos a Dios, tenemos toda la confianza que todas las cosas nos ayudan a bien (ver Romanos 8:28, rv).
Una muestra contundente de cómo Dios usa la adversidad a nuestro favor es la vivencia espiritualmente enriquecedora que tuvo Moisés cuando asió de su confianza en Dios e hizo partir las aguas con el poder de Jehová y el pueblo de Dios fue liberado (Éxodo 14:21, rv).

Dios conoce todas nuestras necesidades y mucho más, pues Dios es Omnisciente, ya que Él es el Supremo Creador de todas las cosas. Dicho simbólicamente, Él es un caballero que obra a través de nuestra voluntad. Mas debería yacer en nuestra voluntad el sentido de madurez y responsabilidad de acercarnos a Dios con toda reverencia, y de llegar a Sus pies con un corazón arrepentido, humillado y quebrantado.
En nuestra relación con Dios, Su propósito infalible es que nosotros lleguemos a la comprensión que nos es necesario en todo momento confesarle nuestras necesidades. Asimismo, es Su objetivo que reconozcamos, admitamos y confesemos abiertamente nuestra dependencia de Él; y cuando somos dinámicos y obedientes a Su propósito, entonces Dios surge con un mayor propósito para nuestra vida.

Si tan sólo tuviésemos aquella confianza inquebrantable con la que contaba Abraham (el padre de la fe), nuestra vida sería aún más plena y victoriosa de manera superabundante. Una de las cualidades asombrosas de Abraham era indiscutiblemente su plena confianza en las promesas de Dios. Aunque Abraham no había procreado hijos, cuando Jehová le comunicó que engendraría un heredero y que sus descendientes serían tan numerosos como las estrellas del cielo, él le creyó, “y le fue contado por justicia” (Génesis 15:6, rv).
“A través de Su Divina gracia”, Dios desea obrar maravillas en nuestra vida. Precisamente, el incrementar día a día nuestra confianza y fe en el Señor debería ser nuestra meta a lograr, la cual nos traería beneficios inimaginables, y que a su vez serviría para Su majestuosa honra y gloria. Sin embargo, Dios nos invita insistentemente a que confiemos en Él, tanto así que Él nos afirma reiteradamente a través de Su palabra lo siguiente:

Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas. (Proverbios 3:5-6, rv)
Confía en Jehová, y haz el bien; Y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad. Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón. Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará. Exhibirá tu justicia como la luz, Y tu derecho como el mediodía. (Salmos 37:3-6)

Pidámosle a Dios que nos ayude a confiar en Él y a entender con mayor claridad los tiempos obscuros de nuestra vida, para que podamos estar mejor preparados para entender y aceptar la gracia que Dios desea derramar en nosotros.

¡Oh Señor, ayúdanos a confiar en Ti profundamente y a entender que la obscuridad hace que Tú luz brille más, y también hace que yo esté consciente de mi necesidad de ella! … ¡Amen ¡

Por: Rosman David Aguilar

Comments are closed.